Skip to content

IN GLOURIOUS…

octubre 19, 2009

poster_inglourious

Me equivoqué. Cuando supe de la inminente salida de Inglourious Basterds, no me hice ilusiones… Es más, no se me enchinó la piel cuando vi el tráiler, como cuando vi el de Kill Bill en el 2003.

Sería por dos razones, la primera porque en la anterior película de Tarantino Death Proof (2007), sentí cierto falseo, sobre todo en la selección del casting (no en todos sólo en algunos, aun así el argumento y el manejo de las escenas de persecución me encantó y la tengo entre mis favoritas), la segunda porque había escuchado del pobre recibimiento que tuvo en Cannes (que por cierto, eso no aseguraba nada); francamente yo veía venir la caída de un coloso. Ayer a las 8 de la noche, en medio de la oscuridad del cine y a pesar de los ruidos incómodos, los ronquidos y los celulares sin apagar, Quentin me calló la boca. Gracias a Dios Inglourious Basterds es una joya relativa. Y digo “relativa” porque es de esas películas que o la amas o las odias; tiene suficientes elementos lógicos (según los estándares del buen cine) para despedazarla, pero también tiene muchos elementos que la beatifican. El propósito de este artículo es el último, ya que su servidor salió de la sala amándola (no mamándola, aclaro).

INGLOURIOUS_ 02

El argumento es simple, y queda claro desde el tráiler: Un escuadrón secreto (o encubierto) de soldados judío-americanos se interna a la Francia ocupada por los nazis algún tiempo antes del desembarco en Normandía (evento en el que está ambientada Rescatando al soldado Ryan), su misión es patear cuanto traseros alemanes puedan, de la forma más violenta y transgresiva; no hay rescates, no hay que volar puentes, no hay misericordia, el único objetivo es matar, y ya sabemos quién es el premio gordo si de matar nazis hablamos. Aunado a esto se desarrollan otras historias paralelas, mismas que ganan terreno viendo la película de lleno: una mujer judía verdaderamente fatal busca venganza, un curtido coronel de la SS es un detective de la desgracia, un joven soldado inglés experto en cine alemán es enviado a una misión suicida a tierra francesa, un militar nazi que odia profundamente a los nazis y se une a los Basterds, una famosa actriz alemana que fragua un complot contra sus compatriotas.

INGLOURIOS 03

Tarantino toma los elementos del cine negro, del spaghetti western y los mezcla con un filme de guerra. Todo esto aderezado con un soudtrack Tarantinesco increíblemente efectivo (y digo “increíblemente” porque yo era un incrédulo, y sí, “para Elisa” de Beethoven funciona poca madre en la primera secuencia de la historia), siempre fiel a su visión de ficción, a sus fetiches y sus fantasmas.

INGLOURIOS_04

Tarantino no repara en repetir su técnica narrativa, tanto argumental como visual y esto es grato. Estamos ante una película en la que el director prueba que su fórmula esta asimilada, perfeccionada y llevada a un punto virtuoso: Porque si pensamos que los diálogos estilo “Los Ángeles” no tienen cabida en la trama; que los rompimientos de tiempo son innecesarios en una película histórica; que las vueltas de tuerca, la venganza noir, la música popular son elementos que bien pueden funcionar en una película de mafia, pero nunca en una de la segunda guerra; Qué equivocados estamos… porque esta no es una película de guerra es una película de venganza que sucede en la guerra… Tarantino deja las katanas, las Big kahunas, la cocaína, los gangsters y las sustituye por: Lugers, baguettes, por rapé, por judíos y nazis.

En este sentido estamos ante un director que templa su genio en cualquier situación y ambiente, demostrando que incluso entre pingüinos habría historias de venganza. Y esto hermana a Quentin Tarantino con grandes como Kubrick, quien permaneció fiel a su técnica narrativa a lo largo de su carrera variando sólo el género: ciencia ficción, películas de guerra, drama, horror etc.

Las actuaciones son buenas, pero sin duda los que se llevan la película son: Michael Fassbender (Stelios en 300) interpretando al soldado inglés Archie Hicox, Brat pitt interpretando al teniente Aldo Raine y  Christoph Waltz como Coronel Hans Landa , el “caza-judios”, siendo este último por meritos propios el mejor personaje de la película; Tarantino reconoció la importancia de Waltz a su película diciendo: “Creo que Landa es uno de los mejores personajes que he escrito y que escribiré, y Christoph lo interpretó a la perfección … Es cierto que si no hubiese encontrado a alguien tan bueno como Christoph, no podría haber hecho Inglourious Basterds…

INGLOURIOUS_05

Lo que personalmente más me gustó de esta película, es que sentía que leía un comic, pero no uno que ya hubiera leído (es decir, no me recordaba un comic en sí), sino que sentía la sensación de estar delante de un comic nuevo. Cada plano, cada personaje, cada acto, tiene la magia de ese mundo alterno que es el comic. Donde las posibilidades son infinitas, aun más que en el cine, por carecer del peso y la carga moral de ser: o una obra de arte o un producto de lucro; no hay pretensión más allá de pasarla poca madre un rato a través de una obra de ficción y en el interim te encuentras con una verdadera genialidad sin tapujos.

No nos engañemos, no es la mejor película de Tarantino. No tiene el virtuosismo desbocado de “reservoir dogs” o “Pulp Fiction”, pero es una genial película, que no tardará en convertirse en objeto de culto y pondrá de moda la segunda guerra entre los frikis.

Anoche al salir del cine, sentí que esos 45 pesos habían sido los mejores que había invertido desde hace algunos años. Y sí, es verdad, me equivoqué.

8 comentarios leave one →
  1. tediosfera permalink
    octubre 19, 2009 6:24 PM

    Creo que igual habría que resaltar el detalle de estar hablada en cuatro idiomas, donde el inglés para a segundo plano. Eso para un producto estadounidense ya es en sí mismo una herejía.

    (…Y lo de Hugo Stiglitz, of course, ay papá)

  2. Mussgo permalink
    octubre 19, 2009 6:28 PM

    Coincido totalmente contigo Juan. Es cierto, dentro de los comentarios he escuchado los dos polos: “es una mierda, tarantino está muy predecible … la película es pretenciosa”..ó..”Quentin acaba de repetir lo que sabe hacer mejor”…”La mejor dirección de Tarantino sobre sus actores”.

    Sin duda el coronel hans landa es un reata. Deberían nominarlo como mejor actor de reparto en algún premio.

    Por mi parte puedo decir que la película cumplió, pasé un muy buen momento en el cine que tiene ya algunos meses que no me sentía tan cómodo en una butaca.

    Por cierto… ¿se fijaron en la cicratriz de Aldo Rain en el cuello? No me lo crean, pero alguien me dijo que leyó en un revista de cine que probablemente se esté preparando una precuela sobre esta película.

  3. tediosfera permalink
    octubre 19, 2009 6:31 PM

    …Se me olvidaba, excelente reseña, JM. (Quizás deberías ahondar sobre la genealogía de los Landa: desde Hans hasta Pepe).

  4. octubre 19, 2009 10:18 PM

    Sí! de acuerdo en absoluto. Jamás pude ver completa una película de Tarantino por accidentes surreales, así que prácticamente esta era su carta de presentación (al menos una con todos los datos completos y legibles). También me dejé llevar por la inercia de lo de Cannes, pues después de ver Anticristo no me quedaba más que creerle a los señores del jurado, pero después de Inglorius Basterds regresan a la poca credibilidad que antes les tenía.

    Ya lo apuntaste todo y sólo me gustaría añadir que lo que más llamó mi atención es esa forma tan efectiva que usa para manejar la psicología de los personajes y mostrarla al público con sólo un elemento: el diálogo. A final de cuentas, una película de dos horas se acerca más a un cuento que a una novela, y sabemos que en el cuento la trama le pasa por encima a los personajes, por eso se le agradece a Tarantino las concesiones que le da al espectador y que permiten una lectura más completa de la cinta. Se agradece porque un película con tantas historias encerradas hace que trabajar la psicología de los personajes se convierta en una hazaña improbable y a Tarantino le salió bien: desde el sorpresivo y calculador Hans Landa, hasta el odioso y falso Fredrick Zoller (como se llame), a cada uno se le podría hacer su propia cinta.

  5. noduermopayasomecome permalink
    octubre 19, 2009 11:25 PM

    Muy buena reseña JM. Sólo agregaría algo que se me hizo tremendamente importante para la originalidad de esta película: el manejo de lenguaje. Si bien está hablada en 4 idiomas, esta mezcla de lenguajes -al menos para mí- representan a un “personaje” propiamente. Tarantino lo hace saber desde el principio: el lenguaje es uno más de los bastardos. Hace el papel de delator, cómplice, sacrílego, acosador, revelador, seductor, etc. y tiene mucho peso durante toda la trama. Es destacable que aún con tantos cambios en el idioma no se haya sentido pesada, porque era evidente que estábamos ante uno de los elementos más importantes de la película…

    Mussgo: sí vi la cicatriz y estoy muy interesada (como dice Flor) en conocer su origen…

  6. noduermopayasomecome permalink
    octubre 19, 2009 11:26 PM

    Ah, también me parece que Hans Landa y Pepe Landa están emparentados, sobre todo por aquello de las caras que ponen las personas cuando irrumpen en algún lugar…

  7. Orki permalink
    octubre 23, 2009 12:58 AM

    Hola, JM la verdad tienes razón es una peli muy buena, reconosco que no se mucho de cine y de directores peor, y fui porq a juan le gusta, pense otra vez una peli sangrienta y que me hiba terminar durmiendo y asi, pero pues esta vez no vi pasar las horas en la butaca, y me encanto la musica asi que la proxima le hago caso a las recomendaciones de Juan… Saludos

  8. octubre 30, 2009 2:52 AM

    En cuanto a la cicatriz en el cuello de Aldo, yo esperaría sentado esa secuela. Si hay algo que le han chuleado los críticos gringos a Inglourious Basterds (bueno, una de las muchas cosas que han chuleado) es que no se explique la marca. ¿Por qué habrían de hacerlo? ¿Por qué usaba el Oso Judío un bat de beis en vez de un club de golf? ¿Castigaron al Sr. LaPadite por ocultar a los Dreyfuss bajo su piso? ¿Por qué, oh, por qué, mataron a Archie Como-se-apellide (el personaje de Michael Fassbender) en vez de enfocarlo cuan largos fueron los 160+ minutos que duró la película? (por cierto, crimen contra la humanidad llamar a Fassbender “Stelios de ‘300’” en vez de “Bobby Sands de ‘Hunger'”… o sea, el cabrón ya protagonizó una OBRA MAESTRA, se ganó a pulso un mejor trato que ese)

    Tarantino le debe mucho a Cannes (recuerden el ’94), así que hacer la película en 4 idiomas nada más fue una de las formas en las que se quitó el sombrero ante el público más chiflador/abucheador del circuito de festivales. Otras: “en Francia respetamos a los directores” (re: cuando Frederick Zoller menciona que pusieron el nombre de GW Pabst en la marquesina del cine de Shoshanna; muy cierto, la Palma de Oro se la dan al director, el Oscar se lo dan al productor), “sé que es una tontería preguntarlo, pero, ¿alguno de ustedes, americanos, habla otro idioma además de inglés?” (Bridget, pensando cómo infiltrar a tres gringos a la premiere de “El orgullo de la nación”).

    Flor: ¿a qué te refieres con lo de Cannes? (no entendí el comentario: ¿luego de “Anticristo” no te queda sino creerles o no tienes nada que creerles? ¿Inglourious Basterds les devuelve la poca credibilidad que tenían, o los regresa a ellos a la categoría de poca credibilidad?)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: