Skip to content

Thirst (Bakjwi)

enero 12, 2010

Reseñar una película es harto difícil, y más cuando la película está finamente creada para no desmenuzarse sin antes ser vista. Es por eso que sólo me limitaré a “Comentar” lo que me produjo esta nueva joya del señor Park Chan-Wook llamada Thirst. Sí, para aquellos que no saben quien es el señor Chan-Wook fue el creador de las joyas Oldboy y Sympathy for Mr. Vengance, y la inolvidable (por llamarla de alguna manera) Sympathy for Lady Vengance.

Thirst, primero que nada está basada en un libro de Émile Zola (sí aquel naturalista francés creador de Naná) llamado Teresa Raquin. Chan-Wook tomó la historia principal de este libro y le incrustó al personaje secundario de la novela, un mal, una enfermedad: el vampirismo. El vampirismo está presente pero como mero catalizador, no es la causa primordial de la película, (así como con Déjame entrar), sólo es un mero pretexto para ejercer una dificultad en la trama.

Pero no fue suficiente para el señor Chan, necesitaba algo más para dificultar la trama, hizo principal al vampiro y lo creó cura.  Pues tenemos que es la historia de un cura que se vuelve vampiro y busca esconder su pecado. Pero no contaré más para que ustedes la vean.

Sin embargo, contar a grandes rasgos la historia no me es suficiente. Algo me pide más, expresar más de esta película. El adjetivo de “Joya” que dejé caer sobre Thirst me obliga a decir más. Chan-Wook sabe contar historias, y entre que te cuenta una historia, sabe cómo “barnizarla” con toques y detalles que la hacen más profunda. Thirst no adolece de nada, al principio parecerá que adormece pero uno no se da cuenta que ya está en el ritmo cuando nota que está montado en el caballo. Thirst es una sutil avalancha (si es que puede haber una imagen semejante) de deleites. La forma en cómo toma el padre Sang-hyun el vampirismo es realmente asombrosa. Se sabe vampiro y se sabe que carga con una maldición que lo haría pecar por el resto de su vida. Después se presenta la pareja de Tae Ju y su esposo, que es una pareja totalmente disfuncional. El marido tiene un problema de salud que lo mantiene empotrado a la cama, y la mujer es una cenicienta pues se encarga de mantener el hogar a mandato divino de la suegra. Pero llega el padre con esta enfermedad y lo condena todo. El vampirismo es el eje central que convierte en animales irracionales humanos.

Lleno de detalles, con un humor negro sutilmente velado, Thirst se cuela en uno y lo sumerge en una maravillosa película que muy difícilmente se olvidará. Es notorio que Chan-Wook pretende contar una historia que poco tiene que ver con su cultura, pero se da cuenta que evadirlo sería un error, y entonces… sólo lo susurra. También es evidente que Chan-Wook es un amante del cine europeo, principalmente del italiano. En sus películas el personaje principal necesita ese viaje que lo convierta en una persona diferente del que inicio, y es el proceso en donde se centra el director coreano. Thirst es un binomio de dos personajes que sufren, que padecen de la transformación y cómo es tomado el vampirismo en dos polos: una maldición, y una bendición. Al final tenemos las dos caras de la moneda, las dos caras que nos regirían y que nos contestan a la suposición que tuvimos al imaginarnos vampiros. La bendición de las características que adquiriríamos pero la maldición de convertirnos en un animal irracional pero humano a la vez.

Por supuesto será película del mes.

3 comentarios leave one →
  1. JM. permalink
    enero 12, 2010 10:06 PM

    Excelente recomendación tio wil… ya la tengo bajada y quemada ( la peli) al rato me hecho (también la peli)…
    Por cierto chan wook no es el primero en crear un personaje así, cassidy es testigo… hace unos años apareció Mendoza, un sacerdote jesuita que fue mordido por los vampiros y que dedica las horas de su imortal vida a matar a los de su misma especie.

  2. Cassidy permalink*
    enero 14, 2010 2:40 PM

    El inolvidable Mendoza que se tragaba los cargadores de su Beretta con cualquier asomo de problemas; ¿cómo olividarse de él?

  3. Anónimo permalink
    enero 15, 2010 10:24 AM

    Sospecho que soy el único en el mundo que piensa que “I’m a cyborg but that’s OK” es la mejor película de Park a la fecha…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: