Skip to content

Anvil! The Story of Anvil (2008)

enero 21, 2010

A muchos les podrá suceder lo que a mí, se preguntaran “¿Anvil?”. Bueno, es una banda muy influyente que no es muy popular y que después de que la industria le absorbiera todo el jugo en los mil novecientos ochentas la dejaron desahuciada en alguna carretera perdida. Yo sin saberlo, al terminar de disfrutar este documental me di cuenta que todos a los que nos gusta el metal les debemos nuestros oídos, pues prácticamente fueron los que iniciaron el Trash Metal, luego todos le copiaron.

Era Trash, hombre. Era una banda muy rápida…y estamos hablando de un año antes de los cuatro grandes. Ya sabes: Slayer, Metallica, Anthrax y Megadeth”.

Tom Araya

Slayer

Contra todo lo que se pudo pensar antes del documental, Anvil sigue en pie, ocultos y olvidados por sus colegas, sin embargo continúan componiendo y trabajando. De eso se trata este documental de Sacha Gervasi, de la persistencia de esta banda, que a pesar de pasar desapercibida por la nobleza del metal aún siguen en forma para tocar después de más de treinta años, con sus líderes Steve Kudlow “Lips” y Robb Reiner con más de cincuenta años de edad y con poco dinero. Lo único que tienen es la pasión por el arte, la fuerza para forjar el metal, más el apoyo de sus contados y fieles fans (como Sacha Gervasi).

“Hay muchas bandas que pueden vender millones de discos, obviamente, pero ¿en cuantas bandas puedes pensar –honestamente- que permanecieron juntas durante treinta años? tienes un par: tienes a The Rolling Stones, tienes a The Who… y tienes a Anvil”

Slash

Lips y Robb, cuando adolescentes, se prometieron tocar hasta estar viejos y así lo han hecho todos estos años. Ellos no gozan de fama, tienen trabajos cotidianos y hogares modestos con hipotecas. Lips trabaja para una empresa sirviendo banquetes a niños, Robb aparente mente trabaja en una constructora. Se les describe como hermanos siameses, los mejores amigos, siempre juntos. Lo único que puede crear conflicto entre ellos es ver sus sueños frustrados y las ganas de obtener lo que se merecen. Les organizan una gira de cinco semanas por Europa con la esperaza de que les reconozcan y vuelvas al camino, las cosas salen mal a un nivel casi insoportable. Entonces deciden de gravar por fin su décimo tercer álbum “This is thirteen”.

Si recuerdan This Is Spinal Tap (1984), podrán darse una idea de lo que trata este documental, solo que puesto en la vida real y con las emociones amplificadas diez veces. A pesar de lo mal que puedan resultar las cosas Lips siempre es muy positivo, siempre buscando una enseñanza de todo y tomando lo mejor incluso de lo peor, es por eso que este film resulta ser muy motivante, de constantes luchas, de levantarse e ir por más, sin importar que lo reconozca el mundo entero, simplemente por gusto, por placer y para las pocas personas a quienes les sirva de verdad.

Es agradable ver que un fan se interesó por llevarle a las masas la historia y situación de Anvil, y también es muy loable la ideología de estos músicos a los que la historia del rock les debe mucho. Esperemos que gracias esta entrega fílmica por fin obtengan lo que se merecen, después de todo estamos en deuda con ellos.

“Si se tiene que elegir una banda y un álbum que realmente lo comenzó todo sería Metal On Metal y sería Anvil

Malcolm Domo

Metal Hammer Magazine

*Curiosidades: el director de la película This Is Spinal Tap también se llama Rob Reiner, con una sosa “b”.

11 comentarios leave one →
  1. Cassidy permalink*
    enero 22, 2010 12:11 PM

    ¿Significa algo para tí “voy a hacer el post de Anvil, checa el documental”?

    Supongo que no.

    • JM. permalink
      enero 25, 2010 2:24 PM

      Paaaaasen vean… miren a: ¡Chaaaparriiiiitooo… el más adelantadiiiito!

  2. Anónimo permalink
    enero 22, 2010 11:46 PM

    Pese al éxito que ha tenido tanto en taquilla como de crítica, los Oscares no incluyeron el documental en la lista corta de las películas que pueden ser nominadas. De alguna manera la saga del fracaso de Lips y Robb sigue adelante (bien pudieron haber regresado al éxito si la película ganaba el premio=visibilidad=dinero, o si les hubiera pasado como al documental de Al Gore, que además del premio al mejor documental ganó el de la mejor canción por esa canción inmunda de Melissa Etheridge). Lástima porque esta película es mejor que la que seguramente va a ganar (“The Cove”, una de las más sobrevaloradas, irritantes y mamonas del año) y la segunda con más posibilidades (“Food, Inc.”, también sobrevalorada). Fue un año bastante pestilente para los documentales, eso que ni qué.

  3. killermovimiento permalink*
    enero 24, 2010 2:03 PM

    Cassidy: =<

    Anónimo: Bueno, la verdad no creo que ganar un oscar sea la meta principal del documental. Yo creo que deverdad logró su proposito, bueno, por lo menos conmigo por que realmente me he interesado mucho mas en la banda y creo que al igual que conmigo lo mismo o algo parecido sucedio con mas personas. vaya, yo si lloré 😦

    gracias por comentar.

    • Anónimo permalink
      enero 30, 2010 3:39 AM

      Tampoco creo que Robb y Lips pensaran en ganar el Oscar (no dudes que Sacha Gervasi sì, y se sabìa con posibilidades hasta que estrenaron ese puto documental de los delfines / comercial de recultamiento para el A.L.F. que es “The Cove”. Te aseguro que el director no ha dejado de tener pesadillas desde que lo dejaron fuera de la lista corta de la Academia), pero de que lo ideal hubiera sido que se completara la fòrmula premio=visibilidad=dinero no cabe duda. Si quieres còrtale la ùltima parte; el premio les hubiera dado la notoriedad que necesitaban para volver a capturar ese sueño que se les escapò y llevan dècadas persiguiendo. Por lo menos la pròxima vez que Lips se acerque a alguien y le pregunte “oye, te acuerdas de aquella vez que toquè mi guitarra con un consolador?”, en vez de verlo como el viejo chiflado que es, la persona le diga “ah, claro que sì! estuvo chingòn!”, no por recordar sus hazañas en el escenario, sino por haber visto esta pelìcula.

      1. El mejor documental del año, “Valentino: el ùltimo emperador”, desafortunadamente es demasiado superficial para que se lo tomen en serio (aunque sì quedò en la lista corta y lo màs probable es que sea nominado el martes). El que deberìa estar ganando todos los premios beneficiàndose de su contenido social (lo digo sin haber visto el de Mugabe y el de la basura) es “Burma VJ”, del que desafortunadamente ya nadie dice una palabra. La supresiòn absoluta de la libertad de expresiòn el Burma y las verguiza que le pusieron a los monjes que intentaron acabar con ella es un tema mucho màs importante que la matanza de unos cuantos bichos marinos (lo màs serio que exponen en “The Cove” es que le dieran de comer a los niños carne de delfìn con alto contenido de mercurio, pero todas esas mamadas que hacen para lucirse, su “misiòn imposible” para capturar escenas de la hecatombe… hacen casi insoportable una pelìcula tan bien realizada como esa).

      Gracias a tì por escribir.

  4. Cassidy permalink*
    febrero 4, 2010 1:15 AM

    Otro post me parece totalmente innecesario, sin embargo me es imposible no anexar mi opinión sobre un documental que honestamente espero que todos tengan la oportunidad de ver…

    Hace ya más de treinta años, Steve Kudlow y Robb Reiner se hicieron amigos en la preparatoria. Como ocurre con las personas que se descubren con gustos afines, decidieron emprender un proyecto juntos.
    Siendo la música el común denominador, dieron de forma natural el siguiente paso: decidieron formar una banda. Luego de algún par de ajustes el grupo terminó por adoptar el nombre de Anvil; una banda para cambiar al mundo, o al menos eso parecía a principios de los ochentas cuando su primer disco Hard N´Heavy retumbaba en los oídos de todo metalero que se jactara de buen catador.

    Hoy en día, si tienes la oportunidad de tomarte una cerveza en algún bar de Ontario y corres con algo de suerte, podrías toparte con aquel par de, ahora ex-estudiantes, aún retumbando la noche con algún set list escogido de entre sus trece álbumes.
    Algunas cosas han cambiado, hace mucho que la fama los abandonó, llevándose consigo a sus habituales compañeros, el dinero y las oportunidades. Y por supuesto, con el tiempo divido entre su familia y las responsabilidades del trabajo. Dejando de lado eso, Anvil sigue siendo en esencia la misma banda de hace tres décadas, y ese es exactamente el problema; el grupo está prácticamente en el mismo lugar en que inició. Aquí es dónde se asoma del piso manchado de cerveza y barro una obvia pregunta ¿cómo pueden seguir haciendo lo mismo después de todos estos años?

    La respuesta está vertida dentro del documental Anvil! The history of Anvil.

    Una cosa es cierta, Kudlow y Reiner no cambiaron el mundo, pero cambiaron a las personas indicadas. Personas como Sacha Gervasi, un roadie que veinte años después de seguir a la banda en sus primeras giras decidió filmar el documental. Es por eso que Anvil! The history… es básicamente un retrato sobre la lealtad sobre todo lo demás. Lealtad a los sueños, a la amistad y a uno mismo. Dicen que la vida está llena de oportunidades, pero no todas están destinadas a ser tomadas, y en ocasiones la oportunidad debe ser disputada ¿Qué pasa con aquellos a quienes se le adelantaron en la fila?
    La película está plagada de derrotas y mala suerte al punto de parecer una maldición. Presenciar el necio optimismo de “Lips” Kudlow; un hombre que rechazó la invitación del propio Lemmy Kilmister para tocar en Motorhead, ante un muro de fracasos que aumenta sus ladrillos a cada salto de confianza es, por momentos, desolador, mientras que los locales vacíos, las peleas internas y las malas decisiones se van adhiriendo como un miembro más de la banda.
    Cuando el tiempo se convierte en un contador descendente las pequeñas victorias se vuelven preciadas y brillantes, incluso aquellas que son ficticias.
    Sí, desde los primeros minutos uno puede darse cuenta de que “Lips” no es la persona más inteligente del mundo, pero es una imagen que se opaca rápidamente ante la simpatía que uno le concede al contendiente más débil, al madreado que tiene a toda la arena en su contra, porque todos, en algún momento, somos ese hombre.
    Un documental imperdible que reúne los anhelos y las dificultades más comunes del ser humano.
    Quién espere de la película un retrato sobre la banda o una página más del Heavy Metal tendrá que buscar en otra parte, pues aquí no son más que el trasfondo para mostrar la historia de una vida con final abierto.

    Anvil no cambió mi vida, pero Steve Kudlow y Robb Reiner me concedieron un pequeño triunfo que ayuda a moldearla.

  5. Eduardo Huchin permalink
    febrero 4, 2010 10:21 AM

    Excelente, Cassidy! desde las entrañas, pues

  6. Eduardo Huchin permalink
    febrero 4, 2010 10:25 AM

    Y ya está en la lista del Torrent, denme chance.

  7. Tío Moway permalink
    febrero 4, 2010 1:52 PM

    esa madre fue una respuesta al plagio !! chiiiiiiiiiiiiiiiiiingue su madre !!!

  8. febrero 4, 2010 4:01 PM

    Jajaj, che Moway nomás andas alentando a que la gente se agarre a vergazos en este blog.

  9. kkto permalink
    febrero 4, 2010 4:40 PM

    Woow, derrotas y mala suerte. Suena a mi solicitud de Beca para fundación Pablo García.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: